Culiacán, Sinaloa.-Al igual que el gobernador “independiente” Jaime Rodríguez “El Bronco”, registró sus aspiraciones para, por la misma vía, ser candidato presidencial, ayer Manuel Clouthier Carrillo, el único Diputado Federal independiente,  hizo lo mismo ante el Instituto Nacional Electoral, al suscribir su intención de ser candidato a Senador de la República. Como Clouthier  es el primer legislador federal  independiente, entonces, sin duda, pondrá a prueba lo que para los ciudadanos ha significado la independencia legislativa justamente en su propia gestión.  La pregunta es: ¿Qué le ha aportado Manuel Clouthier a la acción legislativa en su carácter de diputado independiente? ¿Cuál ha sido el rasgo distintivo, fundamental, que lo ha diferenciado del resto de los diputados? Ayer, en sus primeras declaraciones a los medios, luego de registrar su intención de participar como candidato independiente al Senado, manifestó que uno de sus mayores logros (como diputado) fue “no agarrar ningún bono”, mismos que se tradujeron en una cantidad cercana a los 500 mil pesos. Si bien es cierto que rechazar este tipo de apoyos económicos, no contemplados en la legalidad del Presupuesto de Egresos, puede considerarse como un acto de honestidad, no lo es menos que ponderarlo como logro central de su gestión es desalentador. Una cosa es que se rechace un estímulo considerado ilegal y, la otra, es que impidas que esos recursos se destinen al bolsillo del resto de  los diputados para que, de manera arbitraria y abusiva, le den el destino que les venga en gana. Pero Manuel Clouthier, desde luego, si logra ser candidato independiente al Senado, enfrentará estos cuestionamientos y tendrá que convencer a los ciudadanos que la “independencia” es una verdadera opción de cambio para este país. Lo mismo tendrá que hacer Jaime Rodríguez “El Bronco”. Ambos, Clouthier y el Bronco, (Al igual que Pedro Kumamoto, Legislador local en Zapopan, Jalisco)  son, en términos de representación ejecutiva y legislativa, lo mejor de la representación independiente en el país, y están obligados a rendir buenas cuentas en el sentido de darle verdadera legitimidad a su categoría electoral. Seguramente, de lo que estos hombres han hecho en su respectiva responsabilidad, dependerá si la ciudadanía los aprueba o los reprueba en sus aspiraciones políticas superiores. Pronto, muy pronto sabremos si la llamada “independencia” ha sido solo una moda o bien se queda como una especie de categoría política-electoral que se irá fortaleciendo paulatinamente. El gran reto de los Broncos, los Clouthier y los Kumamotos, es precisamente ratificar y consolidar la independencia. O pasan la prueba del ácido ante los ciudadanos, o convierten a la mentada independencia en debut o despedida y al mismo tiempo en sus enterradores. Corren apuestas.

MUERE OSCAR LARA ARÉCHIGA

Murió Óscar Lara Aréchiga, un político priísta  sinaloense cuyo perfil estuvo apegado siempre al área de finanzas, tanto para el sector público como privado. Pero la noticia de su deceso no estuvo rodeada de declaraciones en términos del reconocimiento de su trayectoria y toda la parafernalia que al respecto se estila;  más bien hubo discreción  en su partido y en sus amigos en la esfera del poder. Fue Secretario de Finanzas en el sexenio de Juan Millán, también ocupó el mismo cargo en el gobierno de  Jesús Aguilar Padilla, relevado, por cierto, por el ahora  gobernador Quirino Ordaz Coppel, cuando aquél asumió la postulación y luego la protesta como Diputado Federal en la LXI legislatura, entre el 2006 y 2009. Ostentó varios cargos públicos y en el último de ellos ocupó la Subdirección de la Comisión Nacional del Agua en el país. Luego, a los meses,  poco después de buscar la candidatura a la gubernatura de Sinaloa por el PRI, le fue diagnosticado un cáncer agresivo del cual ya no pudo reponerse. Solo alcanzó, hace menos de  dos meses, a estar presente en la boda de su hijo y luego la muerte lo alcanzó antes de cumplir los 66 años, el próximo 26 de noviembre.

Por supuesto, hay que reconocer que, en su momento, cuando hace algunos meses el diario español El País filtró la información de que el ahora occiso estaba vinculado a un presunto lavado de dinero al detectársele 6 millones de dólares en un banco de Andorra, tanto Juan Millán, como Quirino Ordaz Coppel y la entonces presidenta del PRI estatal, Rosa Elena Millán, salieron en defensa de su trayectoria tanto en su vida pública como personal, justo cuando el hombre yacía en la cama de un hospital prácticamente con cáncer terminal. Sin duda, un buen reconocimiento antes de su muerte de quienes se mostraron como sus verdaderos amigos. Es probable que ahora, en el contexto de su deceso, la discreción y el respeto por la familia sea lo que prevalezca también en el ámbito público. Descanse en paz.

Comments

comments