CIUDAD DE MÉXICO — Hillary Clinton dijo el lunes que no visitará México antes de las elecciones de noviembre, lo que significa otro revés para el presidente de México, Enrique Peña Nieto, a tan solo una semana de que recibió miles de críticas por recibir a Donald Trump.

En una entrevista con ABC News, Clinton mencionó que declinaba la invitación del presidente mexicano para poder “enfocarse en los esfuerzos para crear trabajos, para asegurar que los estadounidenses tengan las mejores oportunidades en el futuro”.

No hay duda de que el rechazo a la invitación solo prolongará la condena a Peña Nieto por haberse reunido con el candidato republicano, quien a lo largo de su campaña ha vituperado a México y a los mexicanos.

Peña Nieto se ha esforzado por presentar la visita de Trump como un intento parejo por explicar a ambos candidatos presidenciales la importancia de México para Estados Unidos.

A pesar de que la campaña de Trump fue la primera en acercarse al gobierno mexicano para conversar sobre una visita, Peña Nieto envió invitaciones a ambos candidatos en agosto; Trump aceptó y rápidamente se acordó una reunión para el 31 de agosto.

A través de las redes sociales, miles de mexicanos respondieron con furia y la indignación solo aumentó tras la reunión, cuando el presidente de México parecía haber fracasado en responder a los insultos de Trump.

El presidente Enrique Peña Nieto y Donald Trump tras su reunión en Los Pinos, en Ciudad de México, la semana pasadaCreditYuri Cortez/Agence France-Presse — Getty Images

Solo unas horas después de la reunión, Peña Nieto tuiteó que le había dejado claro a Trump que México no pagaría por el muro, en contradicción a lo que había dicho el candidato republicano, quien mencionó que se había discutido el muro pero no quién lo pagaría.

Desde entonces, Peña Nieto ha tratado de explicar por qué decidió hacer la invitación, primero, en un noticiero de televisión la noche del mismo miércoles y después en una columna de opinión en el diario El Universal, el jueves.

El lunes le dijo a la prensa que también había conversado con el presidente Barack Obama sobre su encuentro con Trump en la reunión del G20 en Hangzhou, China.

Según Peña Nieto, también le comentó a Obama que “existe interés por parte del gobierno de México para abrir espacios de diálogo con los candidatos para darles contexto” sobre la relevancia de México para Estados Unidos.

Luego de que se dio a conocer la decisión de Clinton, la secretaria de Relaciones Exteriores, Claudia Ruiz Massieu,escribió en Twitter que el gobierno mantiene una “comunicación permanente y productiva” con la campaña de Clinton. Los medios mexicanos informaron que el gabinete de Peña Nieto se había dividido ante la visita de Trump y que Ruiz Massieu se había opuesto.

“Entendemos y respetamos su decisión de proponer el momento de mantener un encuentro”, agregó Ruiz Massieu.

Clinton tiene una relación de vieja data con este país, primero como primera dama y y luego como secretaria de Estado entre 2009 y 2013.

“¿A alguien le sorprende que Hillary Clinton no venga a México?”, escribió en Twitter Jesús Silva-Herzog Márquez, un analista político y profesor abiertamente crítico de la visita de Trump. “No tenía ningún sentido para ella”.

Comments

comments

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here