COLUMNA: SOFISMAS DE OCASIÓN “SI USTED QUIERE…”

0

Por: Juan B. Ordorica (@juanordorica)

Si usted quiere puede llamar chairo, rata, apestoso, fifí a quien usted le pegue la gana. Está en su derecho. Ninguna ley se lo impide. Siéntase superior y poderoso. Nada como insultar a los inferiores para descargar una dosis de adrenalina. Usted se merece insultar… Pero si alguien lo insulta a usted debe de ser parejo y aceptar gustoso los adjetivos. Si usted insulta lo correcto es dejarse insultar.

Si usted quiere puede opinar de temas que desconoce. Nadie debe de callarlo. Es su derecho opinar de algo que desconoce más allá de un par de lecturas o mitotes de sus conocidos. Los expertos que se jodan. Ellos tienen intereses personales. La ignorancia es un invento de las élites. Usted lo sabe todo. Para eso se inventaron las redes sociales… pero si alguien opina tonterías sobre algún tema que usted domina no se vale descalificar a su interlocutor. La ignorancia recíproca es lo justo.

Si usted quiere puede creer que la tierra es redonda, las vacunas causan autismo o los extraterrestres son quienes nos mandan.  La teoría de su preferencia es válida. Los datos no importan. Seguramente usted tiene datos que apoyan su forma de pensar. La ciencia es un invento para ocultarle la verdad. Usted es especial porque si conoce la realidad del mundo… pero si alguien le va con el cuento de que el agua de mar evita la muerte, no debe de dudarlo. No pida información. Incluya litros de agua de mar en su consumo diario. Es lo correcto. Debe de juzgar el conocimiento de igual manera.

Si usted quiere mate a los políticos corrutos. ¡Adelante! Lleve sus piedras más letales para ponerse frente a la lapidación; practique un par de días antes su puntería. Todas deben de golpear la sien. La sangre derramada es su divino castigo por las infamias cometidas… pero si usted no paga impuestos, soborna oficiales, desprecia la ley y aplaude a los delincuentes, es justo que aparte un lugar a un costado del político corrupto de su preferencia en el área de lapidación y ofrezca las piedras mortíferas a su vecino para que también se divierta en la ejecución.

Si usted quiere, puede solicitar el cierre, cancelación, censura de cualquier material que no le parezca. Cualquiera que piense diferente de usted no merece ser escuchado. Las voces discordantes a las propias pertenecen a personas frustradas, perdedores, ardidos. La claridad de las ideas es monopolio exclusivo de usted. Todo lo que no esté en comunión con usted está existiendo de gratis… Pero si usted es de los que urgen callar a los ardidos, entonces usted mismo es un ardido cuando ha pensado diferente. Debe aceptar que eventualmente alguien más venga a callarlo y desaparecer cualquier rastro de sus gustos. Es lo justo.

Si usted quiere puede ser una persona incongruente. Es lo más normal del mundo. La vida incongruencia es la moneda de cambio rutinaria de la modernidad. No hay castigos para la incongruencia. Usted puede insultar, ser ignorante, despreciar a los expertos, castigar políticos corruptos y censurar a todo el mundo… pero…

Comments

comments

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here