Mazatlán, Sinaloa.-“Eternamente Juan Gabriel”, el homenaje que el sábado pasado se llevara a cabo, organizado por algunos de los hijos del “Divo de Juárez”,  quien recientemente falleciera, dejando un legado musical que incluye más de 1800 canciones, infinidad de las cuales fueron éxitos rotundos.

¿Cuantos interpretes no han cantado alguna de ellas?, ¿quién no se las sabe y las corea?, ¿quién no bailo las tan alegres y pegajosos tonadas que obligaban a mover el cuerpo igual que las emociones?.

Se fue muy joven, cansado, o cuando menos era lo que en sus últimos tiempos  proyectaba en los escenarios, quizá un exceso de peso notorio, debido a su adicción por los chocolates, como él decía, no le ayudaba a conservar su salud, que no estaba en óptimas condiciones ya habiendo tenido alertas anteriores, siendo ingresado a un hospital y enfrentado un coma.

Sin embargo no paro de trabajar, dicen que  al artista lo alimenta la energía de su público, en el caso de Juan Gabriel no cabe duda que recibía torrentes de buena energía de parte de sus fans,  pero desafortunadamente no la suficiente para nutrir y revitalizar su corazón agotado que simplemente dejo de latir, a sus 66 años.

A su muerte surgieron, como siempre suele suceder cuando hay tanta riqueza de por medio, las desavenencias familiares, hijos que fueron apareciendo, sorprendiendo a tantos, que dada la inclinación sexual del artista, que quedara aclarada con aquella respuesta a un periodista “lo que se ve no se pregunta”, nadie lo imaginaba relacionándose con alguna mujer.

Pero el hecho es que Alberto Aguilera Valadez, como se llamaba por nacimiento, decidió tener una familia y muchos hijos a quienes querer, y así lo hizo.

4 fueron criados por Laura Salas, la amiga de toda la vida que decidió ayudarle en esta importante labor, se dice que uno de esos niños podría ser biológico.

Uno más, que convivio con sus hermanos, como lo registran las imágenes que han salido a la luz en que se le observa con ellos y también con Juan Gabriel.

Después dos jóvenes que con prueba de ADN demostraron su lazo sanguíneo, o sea, son hijos biológicos, por cierto con mucho parecido, especialmente uno.

Ahora, ambos, como es de entenderse, exigen la participación justa en la repartición de los bienes, dicho sea de paso fueron reconocidos, registrados, atendidos y mantenidos por El artista, que se comunicaba y los visitaba frecuentemente como consta en mensajes y fotografías.

 

Además de todos ellos, una mujer, la única hasta ahora, reclamo también con prueba de ADN, pero sin demandar participación de la herencia.

Cabe destacar como dato curioso, que todos los hijos llevan alguno o varios de sus nombres, Juan en varios idiomas, que adoptara de quien llamaba su Padre artístico y Gabriel en honor a su padre biológico, así como su nombre real Alberto.

Juan Gabriel, el ser humano lleno de sorpresas, el excepcional como lo califican infinidad de personajes que lo conocieron, el que viviera una infancia por demás difícil, creciendo en un orfanatorio, con el rechazo de su madre, lo que siempre le causó gran dolor.

El que  iniciara su camino en el mundo de la farándula  desde muy jovencito, siendo casi adolescente, el que fuera encarcelado injustamente, el que padeció todo tipo de carencias y desventuras.

Juan Gabriel, El que logro tremendo éxito, que llego más temprano que tarde, para nunca irse, al que David Bisbal dice enfáticamente  lo deberían santificar por haber sido tan bueno.

El que en sus inicios trato de ser dirigido a una imagen menos amanerada, no pudiendo dejar de lado su personalidad y acabando siendo aceptado tal cual por su público fiel y amoroso.

El que tantos amigos sentimentales dicen haber amado, el que a tantos seres ayudo en sus vicisitudes, el que le cantara a las grandes, María Félix y Lola Beltrán, el que recibiera su primera ayuda de la Prieta Linda exponente de la musica mexicana.

Juan Gabriel, “el Divo de Juárez”, que nació en Paracuaro Michoacán, vivió en Ciudad Juárez, Chihuahua, viajo y se estaciono en diversos lugares de la geografía mexicana y del vecino país del norte,  donde crecieron sus hijos y donde murió el 28  de agosto de 2016.

Juan Gabriel la estrella que brillo gracias a la magia de la tecnología, que proyecto su imagen en tercera dimensión, un holograma que lo trajo de vuelta a la vida.

Los cerca de 30 mil espectadores presentes en su homenaje, vibraron, se emocionaron y hasta lloraron al ser testigos de su presencia virtual.

“No vivas por vivir porque es muy triste, eso realmente no es vivir, quien nada sabe, es nada y solo existe, y vale lo que vale su existir”.

Versos que escribiera reflexionando sobre la vida, sobre la muerte…

“Hay muertos que viven todavía, y hay vivos que a la vez muertos están”

“Eternamente Juan Gabriel”.

Comments

comments