Mazatlán, Sinaloa.-2 de Febrero, Día de la Candelaria, también llamado en algunas partes Día de La Luz, celebrándose en México y en muchos lugares más.

Una fiesta religiosa que tiene sus orígenes en los pasajes bíblicos de la Presentación del Niño Jesús en el Templo de Jerusalén y la purificación de la Virgen María después del parto.

El ritual se trata de levantar al niño de su pesebre, vistiéndolo de gala para llevarlo a misa, después colocarlo en un nicho donde permanecerá el resto del año, y así se hace en muchas partes siguiendo la tradición de la iglesia.

 

También es el tiempo cuando se bendicen las velas, pues este acto, según se cuenta, apartara el mal y las enfermedades.

La fiesta de la Candelaria, está por demás arraigada en México, simbolizando  la unión del pueblo indígena con el pensamiento cristiano, fusionando los rituales religiosos y los prehispánicos, iniciando el ciclo de purificación y penitencia, luego vendrá el Carnaval, la cuaresma y la semana santa.

Como en toda tradición, la gastronomía tiene un papel importante, y en la celebración mexicana la preparación de los tamales es imperativa, no se concibe el día sin que en cada mesa haya tamales, protagonista principal y usualmente muy buen motivo para la reunión y la convivencia.

En cada una de las regiones del País hay diversas formas de hacerlos, salados, picantes o dulces, con hoja de maíz o con hoja de plátano, con carne, con pollo, con camarones, con verdura, con frijol, con mole, con fruta, y con todo lo imaginable, muy bien rodeado de la masa que en la boca se deshace, y que a veces tendrá hasta color, un manjar que satisface al paladar más exigente.

Por supuesto la ideal compañía, el riquísimo atole, el champurrado,  también tradicional y muy nuestro.

Hay que destacar la importancia del hecho de que estas delicias están hechas de maíz, recordando las ofrendas de los pueblos prehispánicos a sus deidades.

También se cuenta que el maíz fue el material que los dioses utilizaron para crear al hombre, pues según  la leyenda del Popol Vuh, el libro sagrado de los mayas, después de varios intentos fracasados por dar forma al ser humano, usando distintos materiales, fue el maíz el que finalmente permitió moldearlo y darle vida.

La Fiesta de la Candelaria, hoy 2 de febrero, en algunos lugares con bailes, con procesiones, con ferias, representaciones teatrales, fuegos pirotécnicos y muchas flores.

Por supuesto hay que recordar, que una de las peculiaridades es que los que ofrecen la llamada  “tamalada” son quienes el 6 de enero, día de reyes, encontraron “el muñequito” en su pedazo de rosca, lo que se dice es simbolismo de buena suerte y abundancia.

El hecho los convierte en “padrinos”, por lo cual cada uno de los “afortunados” debe dar la  ofrenda de ricos tamales a sus familiares o a sus amigos y así la promesa de abundancia se cumplirá.

Qué bonito simbolismo, ¿no cree usted?…y uno huyéndole al muñequito.

Así que si a usted le toco, tiene suerte,  según la tradición será bienaventurado, y por supuesto este es un excelente pretexto para comer muchos tamales y disfrutar momentos muy  gratos.

Seguramente habrá visto ya algún mensaje de los muchos que circulan, bromas aludiendo a la dieta que llegara después de este día de comilona, o aquellos que comparan el tamal bien amarrado con la figura humana, cuando esta algo pasada en kilos  o bien el exhorto al “no le saques, te tocaron los tamales”, entre otros muchos, pues los siempre muy creativos mexicanos encontramos en todo buen motivo para la risa.

Día de la candelaria, Listos pa’los  tamales.

Convidados o padrinos, Olvídense de sus males.

Día de la candelaria, día de celebración.

El atole y los tamales, alegran  el corazón.

Comments

comments